Volver

01/10/2009  

MEMORIA DE GONZÁLEZ PEÓN. Por Jesús Precedo Lafuente, socio y antiguo directivo de la RSEAPS


(Fotografía Clemente González Peón -izquierda- junto a Jesús Precedo Lafuente en 1995)

Después de una larga temporada de silencio, consecuencia de la enfermedad que le sobrevino, falleció Clemente González Peón, el Director de nuestra Real Sociedad durante unos años hasta la reciente renovación de la directiva de la misma. Fue un importante miembro de esta asociación creada hace más de dos siglos con el objetivo de impulsar desde Compostela el progreso de la ciudad, su comarca y, en realidad, toda Galicia.

         Muchos de los proyectos que nacieron en el seno de la RSEAPS ya se llevaron a la práctica. Otros, tal vez nacidos de una excesiva fantasía, como, por ejemplo, la navegabilidad del río Sar, están archivados como exponentes del corazón de nuestros antecesores, amantes apasionados de su tierra. El retrato de González Peón en la galería de exdirectores no está ahí sólo como respuesta a una costumbre, por el rigor de las tradiciones.

         Cada directiva y cada director tuvieron su tiempo y sus circunstancias. A González Peón le correspondió dirigir los tiempos del resurgimiento de la Real Sociedad, en los que algunas de sus obras estaban en estado floreciente. Bastaría recordar al Conservatorio de Música, que sobrevive hoy gracias al entusiasmo de algunos profesores cuando ya la Real Sociedad tuvo que ceder la formación musical al centro oficial creado para asumir la tarea que generosamente había promovido la Económica cuando nadie llenaba este vacío cultural y educativo. Fruto de esta actividad docente son los muchos profesionales que salieron del Conservatorio y la formación musical impartida en beneficio de miles de compostelanas y compostelanos que sentían atracción por esta bella arte que combina sonidos, armonía y ritmo. Junto a las enseñanzas musicales, la Económica mantenía sus escuelas de mecanografía y vidriería artística hasta que una y otra enseñanza encontraron acogida en centros estatales y autonómicos.

         Le cupo a la dirección de Clemente la celebración del bicentenario de la Real Sociedad santiaguesa, en cuyo programa se incluyó un congreso de las entidades nacidas como respuesta a las ideas renovadoras del Rey Carlos III y sus asesores. La reunión sirvió para apreciar la vitalidad de la compostelana en el mapa general y para poder compartir ideas y sugerencias con colegas de todo el país, de los cuales se recibieron felicitaciones por la situación floreciente en la que se encuentra la asentada en la ciudad del Apóstol.

         La dirección animosa de González Peón en la casa de la plaza de Salvador Parga no es un hecho aislado. Es una muestra más de la preocupación social que latía en el corazón de Clemente. Jurista de prestigio, puso sus conocimientos al servicio de los demás. Unas veces como juez, cuerpo en el que ingresó por oposición al llegar a la mayoría de edad, los 21 años, y en el que alcanzó la condición de magistrado, jubilándose en el Tribunal Superior de Cataluña. Muchos año, en un largo paréntesis en la magistratura, como abogado  y asesor jurídico de la Xunta de Galicia. Y a nadie se le oculta que la asistencia legal, informando o asistiendo, es un claro servicio a los demás.

         Llevado de esta inclinación al apoyo al prójimo, que en Clemente era cualidad sobresaliente, prestó su colaboración a Cáritas, organismo regulador de la labor asistencial cristiana. El amor a Compostela, palpable en la Económica, se puso también de manifiesto en su cooperación con la Junta Central del Año Santo en 1965 y en su incorporación a la política municipal como primer Teniente de Alcalde y Alcalde en funciones.

         Todo lo dicho hasta ahora es sólo una muestra, aunque muy clara, de la trayectoria vital de Clemente González Peón, cuya muerte lamentamos y cuyo ejemplo constituye para todos nosotros un estímulo. Los que con él hemos colaborado lo recordamos con afecto. Y estamos seguros de que quien recibió de sus manos el testigo de la dirección de la Real Sociedad Económica de Santiago de Compostela y todos sus colaboradores en esta nueva y esperanzadora etapa de la Económica santiaguesa seguirán valorando positivamente los años del liderazgo de González Peón y edificando siempre en coherencia con el pasado social y con el reto de progreso puesto en los preámbulos de la Sociedad por aquellos compostelanos que sentaron las bases renovadoras de nuestra Real Sociedad de Amigos del País.

                  

                            Manuel Jesús PRECEDO LAFUENTE

© Real Sociedad Económica de Amigos del País
de la ciudad de Santiago - 2008

Inicio  -  La Institución  -  Contacto  -  Legal  -  Política de cookies