La Institución




Descargar versión para imprimir Versión para imprimir

Fundación de la Sociedad, 1784

Catedral Santiago de Compostela

Los fundadores de la Sociedad Económica  de Santiago: Don Antonio Páramo y Somoza, Don Pedro Antonio Sánchez Vaamonde, Don Luis Marcelino Pereira, Don Benito Gil Lemus y Don Antonio Gil Lemus; presentaron al Consejo de Castilla, el 13 de  diciembre de 1783, una petición, con el objetivo de que se les concediese  licencia para establecer en Santiago una Sociedad Patriótica de Amigos del  País, bajo el título de  Sociedad  Económica del Reino de Galicia, y que se aprobasen los Estatutos que habían  elaborado para su régimen y gobierno.


El Consejo de Castilla el 22  de diciembre de 1783, acordó dar Orden al Ayuntamiento compostelano que le  facilitasen a la Sociedad  una pieza de la dependencia de sus Casas Consistoriales, para que pudiese  celebrar en ella sus Juntas, y además de ello, solicitó del Deán y  Cabildo catedralicio compostelano su  colaboración en los fines de dicha Sociedad.

El  24 de diciembre de 1783, se firmaba el oficio  en el que se atendía la petición del establecimiento en Santiago de Compostela  de una Sociedad Económica de Amigos del País, con el objeto de fomentar las  Artes e Industrias.

Los fundadores de la Sociedad, remitieron a su  vez un oficio al Alcalde de Santiago, Don Pedro María de Cisneros,  Conde de Jimonde, el 2 de enero de 1784, en  el que solicitaban se les proporcionase pieza suficiente  para poder celebrar en ella sus Juntas, y que  apoyase el establecimiento de la nueva Sociedad.

La respuesta del Alcalde, no  satisfizo a estos fundadores, que vieron en esta respuesta una manera de  evadirse, poner pegas y de ninguna manera una sincera muestra de colaboración,  y por ello, comunicaron al Consejo de Castilla esta respuesta,  y éste, por medio de una Orden aclaratoria  dirigida al Ayuntamiento de  Santiago,  señaló de nuevo el lugar de las reuniones y el buen camino a seguir.

Inmediatamente, los  fundadores de la Sociedad,  comunicaron al Ayuntamiento que deseaban tener la Sesión Inaugural  el 15 de febrero, un domingo, para lo que necesitaban utilizar el local, y  también querían conocer en que días estaría disponible ese local para celebrar  sus Juntas. Por último, los miembros de la Económica les indicaban , que podían hacerse  socios, tal como ya había sugerido al Ayuntamiento el Consejo de Castilla.

Sesión Inaugural, fue el 15  de febrero de 1784, a las tres de la tarde y el discurso inaugural lo  pronunció Don Antonio Páramo y Somoza.

Fue designado Director, el  verdadero fundador de la   Sociedad, Don Antonio Páramo y Somoza; nació el 7 de  septiembre de 1731 en el ayuntamiento de Pantón,  en la provincia de Lugo, tras concluir la  carrera eclesiástica y la de Jurisprudencia y Cánones, ocupó los cargos de  Canónigo y Cardenal de la   Iglesia de Santiago;   Administrador General, Capellán Mayor y Juez Privativo Eclesiástico del  Gran Hospital Real de Santiago; Rector de la Universidad, y tras su  nombramiento como Director de la Sociedad Económica,  ejerció este cargo  hasta su muerte, el 8 de marzo de 1786, en  Santiago de Compostela.

Estos primeros años de la Económica, están  marcados por varias desapariciones y  resurgimientos; tras su nacimiento oficial en 1784, a mediados de 1789  comienza una etapa de decadencia, que no va a permitir concluir el siglo con  actividades dignas de mención, decadencia provocada principalmente por la  desconfianza que provocaba todo lo nuevo y desconocido en la España de aquella época,  con inestabilidad política y guerras.

Los otros dos resurgimientos de la Sociedad, antes del  definitivo en diciembre de 1833, ocurren en los años 1813 y 1821, en ambas  ocasiones por los intentos de las Cortes Extraordinarias de tratar de  revitalizar las Sociedades Económicas. Como se ha mencionado anteriormente, la definitiva  restauración de la Sociedad,  fue a finales de 1833, con la particularidad de que en esta ocasión no fue  como en 1784, una iniciativa particular, sino que la restauración fue de  iniciativa Real y promovida por el Ayuntamiento de Santiago de Compostela,  atendiendo al mandato Real. Comenzando la Real Sociedad  Económica de Amigos del País de Santiago con el acta de restauración, fechada  el 28 de diciembre  y el acta de  nombramiento de la   Junta Directiva, el 29 de diciembre de 1833.
       

La   Ley Electoral para Senadores del año 1877, concedió gran  importancia a las Sociedades Económicas de Amigos del País, al comprenderlas  entre las Corporaciones públicas que tenían derecho a designar Senadores,  distribuyendo a estos efectos a dichas Sociedades en 5 regiones, cada una de  las cuales tenía derecho a elegir un Senador. La región 3ª de las así creadas,  comprendía las Sociedades Económicas de Amigos del País de León, Ribadeo,  Liébana, Oviedo, Palencia, Santander, Santiago de Compostela y Zamora.

Las actividades de la RSEAP de Santiago, tuvieron  una tónica de cooperación con el Ayuntamiento, Universidad, Seminario  Conciliar, Obispos de distintas Diócesis, Cardenal, Arzobispo, etc... Incluso  el Rey Alfonso XII, llegó a presidir una sesión extraordinaria de esta  Sociedad, el acta de esa sesión con la firma del Rey, se guarda en el archivo  de la misma.

Entre los tipos de reuniones  públicas patrocinadas por la   Real Sociedad Económica de Santiago con la asistencia de  diversas autoridades, podemos citar las Exposiciones Regionales, Fundación e  Inauguración de Escuelas, y colaboraciones varias.

Por otra parte, el  Ayuntamiento y la   Universidad de Santiago participan a la Real Sociedad de los  festejos y reuniones por ellos organizados, actos en los que la Económica cooperaba  dándoles brillantez con la organización de Juegos Florales, exposiciones de  Ganados y Productos Agrícolas y exhibiciones de Museos. Estas relaciones muestran  la gran integración de la   Real Sociedad en la vida local.

En cuanto a la consideración  en que se tenía a la   Económica de Santiago en el exterior, nos da buena prueba de  ello el gran número de informes solicitados por la administración central  y  regional, sobre cuestiones que  preocupan, la enseñanza, industria, impuestos, monopolios, agricultura,  ganadería y los problemas del momento.

Por lo que a la influencia  de la Real Sociedad  se refiere, diremos que es muy significativo que ciertos rectores de la clase  obrera gallega piden el apoyo de la Económica en sus reivindicaciones saláriales, o  que los penados de Ceuta soliciten la ayuda de la Sociedad en su solicitud  de indulto o rebaja de condena. Mencionaremos también solicitudes de apoyo por  parte de la aduana de Carril, ligas de contribuyentes, asociaciones de  propietarios de fincas urbanas y liga de defensa industrial y comercial, estas  últimas de Barcelona.

La RSEAP de Santiago es conocida por organismos extranjeros,  siendo invitada a asistir a exposiciones universales en distintos países,  siéndole además otorgado un título honorífico por la “Sociedad de Economía  Política de Paris”.

El año 1984, celebra la Sociedad su Bicentenario,  con varias conferencias y con la convocatoria de un Premio Literario, al que se  debían presentar  trabajos de  investigación científicos inéditos sobre las actividades de la RSEAP de Santiago.

El Ayuntamiento de Santiago  concedió a la Real   Sociedad Económica de Amigos del País de Santiago, la Medalla de Oro  al mérito ciudadano y Diploma, el 27 de diciembre de 1990.

La   Real Sociedad, coincidiendo con el Año Santo Compostelano de  1993, convocó un Congreso de Reales Sociedades Económicas los días 26, 27 y 28  de septiembre, donde se cursó invitación a todas las Económicas existentes en  aquel momento en España y la respuesta fue muy numerosa.

La   RSEAP de Santiago, fue declarada de Utilidad Pública por  Orden Ministerial de 24 de febrero de 1998.

Principales Realizaciones de la RSEAP

Las principales realizaciones de la Sociedad, se dirigieron  principalmente a fomentar los siguientes sectores de actividad: agricultura, ganadería, industria, pesca, financiación, enseñanza y cultura.  Destacaremos en primer lugar, su preocupación por la difusión de la instrucción  pública, como lo demuestra el hecho de haber promovido gran cantidad de  Escuelas, en las que se intentaba formar en distintas especialidades a buena  parte de la juventud de Santiago,
en esta primera etapa antes del restablecimiento definitivo a partir de 1833, se comenzó en 1784 con la enseñanza de dibujo,
se establecieron en   febrero de 1785, las Escuelas de Primeras Letras.

Se estableció la Escuela de Hilazas el 4 de septiembre  de 1785.

En abril de 1834, comenzaron las lecciones  de geometría y química de las artes, junto con las de dibujo, enseñanza que se retomaba tras sus comienzos en 1784.

En octubre de 1834, quedó establecida la Academia de  Dibujo.

Comienza a funcionar en enero de 1862 una Escuela  de adultos, destinada a enseñar a leer, escribir y contar.

Establece en 1871 un Ateneo Popular,  en el que se impartían las siguientes materias: física, economía política,  historia de España, historia natural, geografía e higiene. Este mismo año  inició su actividad la Escuela de Francés.

En septiembre de 1877, se establece la Escuela de  Música. También en 1877, fue creada la Escuela de modelado.

Por la gestión de varios socios de la Económica en Madrid, se  logró la creación de una Escuela de Artes y Oficios en Santiago de  Compostela el año 1886.

En 1887,   a petición de la Económica al Gobierno, se le concede la  instauración de una Escuela de Comercio en Santiago.

El año 1893 se propone que en la ya existente Academia de Dibujo, se establezca la enseñanza del grabado y se amplíe  con el estudio del vaciado en yeso, la Escuela de Modelado.

Además de todas estas inauguraciones de Escuelas,  desarrolla la Económica  en estos años una labor de apoyo a la Universidad de Santiago y de protección  y promoción de la cultura y de los artistas.

Ya en el siglo XX, las principales actividades  docentes de la Económica,  serían la Escuela de Administración (con clases de Mecanografía, Taquigrafía, Inglés y  Cálculo y Contabilidad), la Escuela de Música y la Escuela de Vidriería Artística, muchos de los trabajos de los alumnos de esta  Escuela, decoran gran parte de las instalaciones que ocupa la Real Sociedad  Económica de Amigos del País de Santiago.

En 1953, la Escuela de Música, se  convertiría en el Conservatorio de Música de Santiago, que ha  permanecido vinculado a  la Sociedad Económica  hasta 2005.

Por otra parte, intenta formar al campesino por  medio de una instrucción teórica, que realiza a través de la Cátedra de  Agricultura, huertas de ensayos y granjas modelo; trata también de fomentar  su interés por la competencia, mediante la celebración de Concursos  Regionales.

En sus primeros años de vida realizó importantes estudios para el fomento de la pesca y la agricultura en Galicia desde el año 1785, también proporcionó un impulso por medio de premios, para establecer en Santiago una fábrica de mantelerías que compitiera con las portuguesas en 1788 yese mismo año concediendo préstamos para establecer en Santiago una fábrica de espejos.

En 1788 promovió una suscripción popular para la construcción de la primera bomba para extinguir incendios y estableció premios para el  fomento de la plantación de arbolado.

Entre los años 1843 a 1889, la Económica elabora varios  informes, trabajos y dictámenes sobre agricultura, pesca, ganadería, vías de  comunicación, cuestiones jurídico-administrativas, medios de financiación y  sobre la variada problemática que se desarrolla en estos años en España.

En 1884, con motivo del centenario de su  fundación la Sociedad  realizó una Exposición pública.

Por iniciativa de la Sociedad se celebraron en  Santiago, entre 1864 y 1885, tres Congresos Agrícolas.

La Real Sociedad Económica, elabora una  serie de estudios y de trabajos encaminados a la difusión del ferrocarril en  Galicia, lo que consigue a continuación de unos trabajos entre los que  destacaremos:  “Las reflexiones sobre la  memoria relativa al proyecto del ferrocarril económico directo de La Coruña a Santiago”;  “Dictamen referente a la constitución de una línea férrea directa de Madrid a  los ferrocarriles del Noroeste”; “Informe sobre la red de ferrocarriles  secundarios más convenientes a la región gallega”. Añadiremos a estos datos,  que la labor y gestión realizada por la Sociedad Económica  para el establecimiento de los ferrocarriles en Galicia, fue totalmente  decisiva.

Además, le preocupa la existencia de  medios de financiación para la sociedad en  general, y promueve el establecimiento de una Caja de Ahorros y Monte  de Piedad en Santiago, que comenzó su actividad en 1880, aunque los vocales  de la Sociedad   Económica habían trabajado en   la elaboración de sus Estatutos desde el mes de noviembre de 1877.  También la Sociedad   Económica, contribuye al establecimiento de una sucursal del  Banco de España en Santiago de Compostela.

Personajes

Fundadores

Antonio Páramo y Somoza

Sánchez Vaamonde

Don Antonio Páramo y Somoza (1731-1786), Canónigo y Cardenal de la Iglesia de Santiago; Administrador General, Capellán Mayor y Juez Privativo Eclesiástico del Hospital Real; Rector de la Universidad.
Don Pedro Antonio Sánchez Vaamonde (1749-1806), racionero de la Santa Iglesia de Santiago y Canónigo del Cabildo de Santiago, Catedrático de Retórica y Teología  de la Universidad.
Don Luis Marcelino Pereira, Maestro de Artes en la Universidad y catedrático de Matemáticas.
Don Benito Gil Lemus
Don Antonio Gil Lemus



Presidentes

Galería de presidentes Galería de Presidentes
  • Don Antonio Páramo y Somoza 1784
  • Don Sebastián Malvar y Pinto 1786
  • Don Pedro Antonio Sánchez Vaamonde 1789
  • Don Francisco de Borja Ulloa 1789
  • Don Manuel Florez 1821

Fueron estos primeros años de vida de la Sociedad, años de desapariciones momentáneas de la Sociedad y restablecimientos, por lo que únicamente se tienen datos del año de inicio en su cargo de estos Presidentes.
Tras el tercer y definitivo restablecimiento de la Sociedad en 1833, se tiene una certeza de la duración de los mandatos de cada Presidente y se conserva un retrato de cada uno de ellos en nuestra Sede.

  • Don Juan Armada, Marqués de Santa Cruz de Rivadulla, 1834 a 1840
  • Don Luis de la Riva, 1840 a 1850
  • Don Antonio Casares, 1850 a 1858
  • Don Juan José Viñas, 1858 a 1860 y 1866 a 1867
  • Don Domingo Fontán, 1860 a 1861
  • Don José Varela de Montes, 1861 a 1866
  • Don Bernardo Portela Pérez, 1866 y 1869
  • Don Narciso Zepedano, 1867 a 1869
  • Don Maximino Teijeiro, 1869 a 1871
  • Don Vicente Martinez de la Riva, 1867 y 1871 a 1873
  • Don Melchor Salvá,  1873 a 1876
  • Don Salvador Parga Torreiro,  1876 a 1884
  • Don Luis Rodríguez Seoane,  1885 a 1886
  • Don Joaquín Díaz de Rábago,  1887 a 1890
  • Don Ramiro Rueda Neira,  1890 a 1899
  • Don Cleto Troncoso Pequeño,  1899 a 1906
  • Don Eduardo Vilariño Magdalena,  1906 a 1911
  • Don José Varela de Limia  y Menéndez,  1912 a 1919
  • Don José Rivero de Aguilar y Gutierrez de la Peña,  1920 a 1926
  • Don Luis Fernández Garrido,  1927 a 1932
  • Don Luis Blanco Rivero,  1933 a 1940
  • Don Andrés Díaz de Rábago y Aguiar,  1941 a 1942
  • Don Emilio Méndez Brandón y Bartolomé, 1942 a 1962
  • Don Juan Gil Armada, Marqués de Figueroa,  1962 a 1981
  • Don Ricardo Bescansa Martínez,  1981 a 1986
  • Don Clemente González Peón,  1987 a 2006
  • Don Juan Bautista de la Salle Barreiro Pérez,  2006


Directivos y socios

    Galería de Directivos y Socios Galería de Directivos y socios
  • Don Antonio Fraguas Fraguas (1905-1999).
  • Don José Sánchez Villamarín, vicepresidente en 1861.
  • Don Santiago Andrés Moreno García, fue nombrado Secretario General en 1869.
  • Don Eugenio Montero Rios , fue propuesto y admitido como socio de la RSEAP, el 5 de noviembre de1860
  • Don José Cornide Saavedra (1734-1803), colaboró en la primeros años de vida de las Sociedades Económicas de Santiago y Lugo.
  • Don Manuel Fernández Varela, nació en Ferrol en 1772 y murió en Madrid en 1834.

Profesores de las escuelas

Ángel Brage Villar

José Mª Fenollera Ibañéz

Dentro del profesorado de la RSEAP, destacaremos a dos directores de sus Escuelas que a su vez fueron socios destacados de la RSEAP.
Don Angel Brage Villar (1903-1983), director de la Escuela de Música desde 1936 y del Conservatorio de Música desde 1953 y Don José Maria Fenollera Ibáñez (1815-1918) director de la Escuela de Dibujo desde 1887.

Emblema de la RSEAP

El Sello de la RSEAP, según establecían sus primeros Estatutos:

Emblema RSEAP

TÍTULO XVII

De la Empresa y Sello de la Sociedad

1. El cuerpo de la empresa de la Sociedad de Santiago será la égida de Minerva, como cubriendo un arado, un torno de hilar y una red de pescar; y el alma estas palabras: Hac tutante vigebunt, significando que el objeto de la Sociedad es asegurar la prosperidad de la agricultura, pesca, industria y artes representadas en aquellos instrumentos de las que más debe interesarla.

2. Con esta empresa se formará un sello grande para la Sociedad de Santiago.


Estatutos

Fueron elaborados por los fundadores y presentados al Consejo de Castilla. Sufrieron algunos cambios, como el nombre, no se llamaría “Sociedad Económica del Reino de Galicia”, por la posibilidad de que se creasen Sociedades en otras ciudades gallegas, como así ocurrió en A Coruña, Lugo y Pontevedra; otros cambios en los Estatutos fueron hechos para adaptarlos al modelo de la Matritense.
Los Estatutos se refieren a la SOCIEDAD ECONOMICA DE AMIGOS DEL PAIS DE LA CIUDAD DE SANTIAGO, denominación que se ha vuelto a recuperar con la incorporación del término REAL. La aprobación Real,  se expide por Cédula  de fecha 9 de septiembre de 1784,:

“por lo cual apruebo los Estatutos que van insertos formados para el régimen y gobierno de la Sociedad Económica de Amigos del País de la Ciudad de Santiago, la cual recibo bajo mi Real protección; y mando que dichos Estatutos se guarden  y cumplan en todo y por todo en la forma que en ellos se expresa y contiene, por los individuos que al presente son y en adelante fueren de dicha Sociedad”.

La Sede

San Martín Pinario

A lo largo de su historia, no ha tenido la Sociedad un local propio; comenzó  en 1784 teniendo sus reuniones en el Ayuntamiento de Santiago. La Sociedad se encontró en ocasiones  con el problema de no disponer de locales lo suficientemente grandes y acondicionados para poder desarrollar sus actividades, sobre todo las de sus Escuelas.
Tras estos inicios en el Ayuntamiento, en el año 1821 se instaló en el Edificio de la Inquisición y en unos locales del convento de San Martín Pinario.En diciembre de 1861 se dispuso que provisionalmente se le cediera el espacio necesario en el Convento de San Martín Pinario para su instalación; pero el establecimiento de el Seminario en este edificio, volvía a reducir el espacio disponible para la Sociedad.

San Clemente

En 1883 se logra su instalación en el edificio de San Clemente (actual Instituto Rosalía de Castro), donde permanecería hasta 1944, año en que se ordenó su desalojo para destinar el edificio a Instituto femenino.

Edificio Caixa Galicia

Se le ceden a la Sociedad para su instalación provisional unas dependencias en el Instituto Gelmirez; hasta que en 1955 se instala en un edificio propiedad de Caixa Galicia situado en la Plaza Salvador Parga nº 4, plaza que lleva el nombre del que fuera Presidente de la Sociedad Económica el periodo 1876 – 1884, D. Salvador Parga Torreiro,  y donde  todavía permanece  en la actualidad.


Sala de Juntas de la RSEAP

© Real Sociedad Económica de Amigos del País
de la ciudad de Santiago - 2008

Inicio  -  La Institución  -  Contacto  -  Legal  -  Política de cookies